atencionyarithoaxca@gmail.com

CAPITAL CORP. SYDNEY

73 Ocean Street, New South Wales 2000, SYDNEY

Contact Person: Callum S Ansell
E: callum.aus@capital.com
P: (02) 8252 5319

WILD KEY CAPITAL

22 Guild Street, NW8 2UP,
LONDON

Contact Person: Matilda O Dunn
E: matilda.uk@capital.com
P: 070 8652 7276

LECHMERE CAPITAL

Genslerstraße 9, Berlin Schöneberg 10829, BERLIN

Contact Person: Thorsten S Kohl
E: thorsten.bl@capital.com
P: 030 62 91 92

Los secretos de los huipiles chinantecos

Para los indígenas de La Chinantla, en Oaxaca, el huipil es un lienzo lleno de simbolismos.

Oaxaca.- Para los indígenas de La Chinantla, en el estado de Oaxaca, un huipil va más allá de una mera prenda de vestir, pues representa un lienzo lleno de simbolismos, cuyos bordados en colores vivos y adornos de listones y encaje dan cuenta de su cosmovisión; piezas únicas e irrepetibles que reflejan el origen del mundo, la vida y la muerte.

La técnica ancestral de elaboración de estos textiles es realizada por artesanas chinantecas, quienes invierten varios meses en el bordado de una sola pieza; esta minuciosa tradición, que actualmente está en riesgo de desaparecer.

La Chinantla es una región cultural que se extiende a lo largo de 17 municipios de la parte norte de Oaxaca, en las estribaciones de la Sierra Juárez; se integra por selvas y bosques con gran diversidad de animales y plantas, por lo que es catalogada como la tercera concentración selvática más importante del país, después de las selvas Lacandona y de los Chimalapas, en Chiapas.

En la comunidad San Felipe Usila, situada al pie de la sierra, en un valle rodeado por cerros y atravesado de sur a norte por el río Verde o Usila, unas cuantas mujeres mayores conservan la costumbre de elaborar huipiles con rudimentarios telares de cintura; textiles que no sólo son una prenda de vestir sino un lienzo que resguarda la mirada de las tejedoras, quienes aprendieron el arte del tejido desde la niñez, sólo viendo cómo se hacía y contando los hilos que se empleaban.

Por mucho tiempo se pensó que dichas artesanas eran poseedoras de un don divino, capaz de imprimir su cosmovisión en cada uno de sus bordados, y se creía que las mujeres que portaban el huipil se apoderaban de la identidad de la realizadora.

Un huipil es una prenda tradicional indígena que consiste en un lienzo de tela doblado con una abertura para introducir la cabeza, cuya parte se decora con listones, motivos llamados “dientes” porque esta sección simboliza la boca. Una ancestral prenda cuya manufactura se remonta a tiempos prehispánicos.

En el caso de La Chinantla, este tipo de prendas poseen elementos representativos que dan cuenta de un trasfondo simbólico transmitido de generación en generación, representado principalmente con motivos geométricos y florales.

En el centro del huipil se borda una figura parecida a un rombo llamada “Uo”, el cual va en el pecho y representa el centro del cuerpo, el lugar donde habita el espíritu, misma que se rodea con grecas que aluden a los cuatro puntos cardinales.

La mayoría de los elementos bordados tienen que ver con lo que los antepasados veían en el ambiente, también destacan diseños con figuras míticas, como las serpientes emplumadas, concebidas por los chinantecos de Usila como guardianes de los dioses, entes que en los tiempos de la creación del hombre fueron los que enseñaron la organización social, el trabajo comunal, el cultivo de la tierra y el arte, obteniendo como recompensa alas, con lo que dejaron de ser reptiles y se convirtieron en aves.

“Otro de los simbolismos que se plasman en los huipiles es la creación de la vida, mito que relata el origen del Sol y la Luna, historia en la que se habla de un águila bicéfala, comúnmente bordada en los huipiles, y que según su posición y elementos con los que se acompaña, simboliza protección o castigo”, explicó Basilo Sabino, lingüista de San Felipe Usila.

En lo relativo a las materias primas, el hilo blanco empleado antiguamente en la elaboración de los huipiles de La Chinantla era obtenido de un árbol propio de la región llamado “pochota”, mientras que los de tonos negro y rojo eran comprados en la sierra. Actualmente el hilo blanco se obtiene de la planta de algodón.

Las piezas confeccionadas en esos tres colores y de bordados más sencillos son llamados “antiguos”, mientras que los de “gala” son elaborados en un abanico de tonos y diseños, además son decorados con listones y encajes.

Actualmente, dichas prendas se utilizan en ocasiones especiales y algunas mujeres los portan en su cotidiano vivir, sin embargo, antiguamente el huipil se usaba sólo en dos momentos: cuando la mujer se casaba y moría; otra de las costumbres antiguas era que en un casamiento la suegra debía tejer uno de estos textiles para su nuera, como símbolo de aceptación en su familia.

Créditos: vanguardia.com.mx

yarith Tannos, Oaxaca, Tannos, Istmo, Amante de la Cultublogra, Tradición, PRI, Yarith Tannos Facebook, Yarith Tannos Twitter, Oaxaca de Juárez, Puerto Escondido, Guelaguetza, Yarith Tannos Instagram, Danza Oaxaca, Cultura Oaxaca, #SomosOaxaca #TodosSomosOaxaca