atencionyarithoaxca@gmail.com

CAPITAL CORP. SYDNEY

73 Ocean Street, New South Wales 2000, SYDNEY

Contact Person: Callum S Ansell
E: callum.aus@capital.com
P: (02) 8252 5319

WILD KEY CAPITAL

22 Guild Street, NW8 2UP,
LONDON

Contact Person: Matilda O Dunn
E: matilda.uk@capital.com
P: 070 8652 7276

LECHMERE CAPITAL

Genslerstraße 9, Berlin Schöneberg 10829, BERLIN

Contact Person: Thorsten S Kohl
E: thorsten.bl@capital.com
P: 030 62 91 92

Shuega: el dulce sueño de mujeres zoquitecas

Oaxaca.- Lo que inició como un grupo de apoyo a la parienta y vecina de esta comunidad, que desde muy niña mostró su interés por el estudio, se convirtió para siete mujeres, en la enorme oportunidad de convertirse en microempresarias.

Aquí la vida es muy pacífica y ordenada, apenas unas 150 familias se asientan en esta localidad enclavada en el distrito de Tlacolula; poco menos de 100 kilómetros la separan de la capital del estado y su gente, debe caminar una hora aproximadamente hasta la cabecera municipal, si no cuenta con transporte propio o no le alcanza para pagar la mototaxi que le cobra 60 pesos el viaje.

Las familias han padecido la migración de muchos de sus integrantes que van en busca del sueño americano y la pobreza se nota, pero también las ganas de salir adelante. Esta población, a pesar de que pareciera árida, cuenta con una importante producción de frutos como la ciruela, el mango, la jiotilla o shuega y pitaya.

La Shuega o jiotilla es el fruto silvestre que anteriormente se desperdiciaba en la comunidad y hoy lo convierten en delicioso jarabe o mermelada

Consolidan otro sueño

Para Hilda Nayeli Cortés, su aspiración más grande es ver que su pueblo de origen se desarrolle; por ello, desde muy pequeña tomó la decisión no solo de salir de su comunidad, sino prepararse y volver para ayudar a los suyos.

Tras mucho años de esfuerzo, Hilda lograría culminar su maestría en Gestión de Proyectos para el Desarrollo Solidario, pero ella necesita que su tesis se sustentara justamente en algún plan relacionado con su tierra y los suyos.

“Siempre quise que mi gente y sobre todo las mujeres buscaran alguna alternativa que les diera la oportunidad de cubrir tres necesidades que para mí son muy importantes: su seguridad alimentaria, aprovechar los recursos frutícolas silvestres de la zona que además se desperdiciaban y crear una fuente de ingresos”, comenta Hilda.

La recolección de frutos es una práctica general para toda la población; sin embargo, debido a la escasez de empleo, algunas mujeres “recolectoras” venden parte de su cosecha para obtener ingresos económicos básicos.

Por ello, la entrevistada generó el proyecto pensando en las mismas recolectoras, con la práctica de los principios de la economía social y solidaria en el grupo y el apoyo tecnológico apropiado, lo que permitió la integración de la microempresa comunitaria “Shuega Deli”.

Alejandrina, Gudelia, Rosalina, Margarita, Marcelina, Andrea y Evelia, integrantes del grupo, luego de la producción -50 botellas de jarabe y 300 frascos de mermelada- en 2017, pensaron que hasta ahí quedaría el proyecto; nunca imaginaron que un año después envasarían más de mil unidades.

“Hace dos años, nos invitó Nayeli para participar, decidimos ayudarla y capacitarnos para hacer la mermelada, vinieron los del CIIDIR, del Instituto Politécnico Nacional a enseñarnos, pero la verdad nunca nos imaginamos que ayudarla a cumplir su sueño, consolidaría el nuestro, convertirnos en microempresarias”, dijo Marcelina Parada Martínez, presidenta de la agrupación de mujeres.

Autoempleo y seguridad alimentaria

La shuega o jiotilla, es el fruto silvestre que más les rinde, pero también el que más se vende; tras aprender el proceso de elaboración de mermeladas y jarabes, comenzaron a tocar puertas para promoverlo y hoy, ya se encuentra en algunos expendios naturistas e incluso, ya lo envían a Estados Unidos.

“Lo más difícil del proceso es madrugar para ir a cortar la fruta, es salir de madrugada al monte para ganarle al sol; la temporada para la cosecha de lo que utilizamos es corta, así que de abril a julio debemos aprovechar al máximo para tener producto todo el año”, comenta Marcelina.

Aprovechar lo que se desperdiciaba, lograr un impacto positivo en lo social, ambiental y económico para las integrantes del grupo, sus familias y la comunidad, es una meta que se va cumpliendo, pero sobre todo, este ejemplo ha despertado al resto de la población que hoy busca, a través de proyectos comunitarios, afianzar su desarrollo.

Créditos: www.nvinoticias.com

Yarith Tannos, Oaxaca, Tannos, Istmo, Amante de la Cultura, Tradición, PRI, Yarith Tannos Facebook, Yarith Tannos Twitter, Oaxaca de Juárez, Puerto Escondido, Guelaguetza, Yarith Tannos Instagram, Danza Oaxaca, Cultura Oaxaca, #SomosOaxaca #TodosSomosOaxaca