atencionyarithoaxca@gmail.com

CAPITAL CORP. SYDNEY

73 Ocean Street, New South Wales 2000, SYDNEY

Contact Person: Callum S Ansell
E: callum.aus@capital.com
P: (02) 8252 5319

WILD KEY CAPITAL

22 Guild Street, NW8 2UP,
LONDON

Contact Person: Matilda O Dunn
E: matilda.uk@capital.com
P: 070 8652 7276

LECHMERE CAPITAL

Genslerstraße 9, Berlin Schöneberg 10829, BERLIN

Contact Person: Thorsten S Kohl
E: thorsten.bl@capital.com
P: 030 62 91 92

Un paseo por las deliciosas nubes oaxaqueñas

Oaxaca está hecho para sentirse, y una forma deliciosa de hacerlo es entregarse un rato a sus nubes.

La ciudad de Oaxaca es un lugar que desborda. Sus sabores y pluralidad étnica, sus colores materializados en artesanías, flores, balcones o atuendos típicos, y su abrasadora oferta cultural, evidencia una soberbia mixtura que hace de este uno de los lugares más privilegiados del planeta.

Pero esta ciudad no es solo un cúmulo de estímulos terrestres. Sus cielos, y los de sus alrededores –Monte Albán, Cuilapam, Mitla o Santa María del Tule, entre otros–, son literalmente alucinantes. Y esta cualidad la deben, en buena medida, a sus nubes; quizá por eso cuando los mexicas dominaron en el siglo XV a los pueblos de la región, designaron a uno de los principales grupos como mixtecos (“gente de las nubes” en náhuatl).

En Oaxaca las nubes cuentan historias y despiertan los sentidos; naves, valles, animales fantásticos y seres brujos forman solo una parte del elenco. Es más, tal vez este ingrediente meteorológico ha propiciado que aquí germine históricamente no solo una honda tradición de magia y metafísica, también una de las escuelas más genuinas y talentosas de arte mexicano. Al contemplar las nubes oaxaqueñas sería mezquino no suponer que inspiraron, o incluso originaron, a curanderos y grabadistas, pero en todo caso, su injerencia ubicua en el paisaje es innegable.

Es muy probable que hayas visitado la ciudad de Oaxaca, y tal vez hasta te hayas dedicado un rato a sus nubes. Pero aún en este caso, y sobretodo si no lo has hecho, la mínima cortesía que una crónica sobre este fenómeno te merece es invitarte a ir y hacerlo. A fin de cuentas Oaxaca es imposible de describir sin que las sensaciones y emociones terminen por frustrar parcialmente el intento. Se trata de una ciudad, y un estado, que no se escribe o se lee; Oaxaca, siempre multisensorial, está hecho para experimentarse. Por eso hay que pasear por las nubes oaxaqueñas.

Por: Javier del Villar
Créditos: masdemx.com

Yarith Tannos, Oaxaca, Tannos, Istmo, Amante de la Cultublogra, Tradición, PRI, Yarith Tannos Facebook, Yarith Tannos Twitter, Oaxaca de Juárez, Puerto Escondido, Guelaguetza, Yarith Tannos Instagram, Danza Oaxaca, Cultura Oaxaca, #SomosOaxaca #TodosSomosOaxaca