atencionyarithoaxca@gmail.com

CAPITAL CORP. SYDNEY

73 Ocean Street, New South Wales 2000, SYDNEY

Contact Person: Callum S Ansell
E: callum.aus@capital.com
P: (02) 8252 5319

WILD KEY CAPITAL

22 Guild Street, NW8 2UP,
LONDON

Contact Person: Matilda O Dunn
E: matilda.uk@capital.com
P: 070 8652 7276

LECHMERE CAPITAL

Genslerstraße 9, Berlin Schöneberg 10829, BERLIN

Contact Person: Thorsten S Kohl
E: thorsten.bl@capital.com
P: 030 62 91 92

Viernes de Dolores

En Oaxaca, al cuarto viernes de Cuaresma se le llama de Samaritana. En este día se evoca el pasaje bíblico donde una mujer de un pueblo de Samaria da de beber a Jesús del viejo pozo de Síquem. En conmemoración, casas, iglesias y negocios regalan aguas frescas de horchata con tuna –así llaman a la tuna roja o pitahaya–, trozos de melón, nuez picada y pétalos de buganvilia. También hay de chilacayota, de flor de jamaica y limón con chía.

Al sexto viernes de Cuaresma se le conoce como de Dolores porque se recuerdan los siete dolores que sufrió la Virgen María, devoción popular que surgió durante el Medioevo; la profecía de Simeón, la huida a Egipto, la pérdida del Niño Jesús en el templo, el encuentro en el camino del Calvario, la crucifixión de Jesús, el descendimiento de la cruz y el entierro de Jesús. Para consolarla de estas aflicciones, en Oaxaca se acostumbra montar altares a la Virgen. Fue así como, una mañana de marzo, acudí al barrio de Xochimilco para visitar el altar que pone una de sus más fieles devotas, la señora Emy Colmenares, en su casa.

Emy me explicó que los altares deben tener elementos comunes: toronjas picadas con banderitas doradas, representando la amargura en el corazón de María; yerbas como álamo, romero, trébol, albahaca y laurel, que dan verdor y frescura, perfuman el espacio y recuerdan el cuerpo de Cristo embalsamado; coronas de cucharilla, una cactácea endémica, que representan la corona de espinas; germinados de trigo, chía, lenteja y alpiste en cuencos de arcilla porosa y en figuritas de borregos y carneros que se preparan desde Samaritana, así como lámparas de aceite teñido con colorantes vegetales verde, morado y amarillo. Emy dice que es una muestra de piedad particular que comparte con los paseantes, quienes admiran cada año su altar al asomarse por la ventana de hierro forjado.

En este día la gente también obsequia aguas frescas, como en Samaritana, pero éstas adquieren un significado nuevo: representan las lágrimas de María, dulces a diferencia de las nuestras. Aunque se trata de una tradición que estuvo a punto de desaparecer, la sensibilidad de la gente como la señora Emy ha sido fundamental para recuperarla. Este día, según la señora Natalia, oriunda de Ocotlán, se comen chiles rellenos y bocadillos de papa; nada de carne.

Me entusiasma que haya jóvenes que ayudan a preservar la memoria de estas tradiciones, como Freddy Bolaños, quien instala un altar en la librería Gráñen Porrúa cada año. Freddy es un artista que armoniza lo estético con lo espiritual. A partir del mediodía y por la madrugada, el bullicio se instala afuera de la librería, en la calle Macedonio Alcalá, donde llegan las chinas oaxaqueñas a llevarle flores a la Virgen, además toca la banda de viento y se encienden cohetes. La fiesta cumple: la Virgen habrá de olvidarse momentáneamente de sus aflicciones.

Freddy me lleva a conocer la obra del pintor Rodolfo Morales en Ocotlán, de donde el artista es oriundo. Al pasar por San Antonino, admiramos los tapetes monumentales dedicados a la Virgen de Juquila que se ponen en los cerros. Después llegamos a Ocotlán. Originalmente los muros de sus casas principales e iglesias eran sobrios, pero Morales quiso pintarlas de colores como si en lugar de cantera verde se tratara de argamasa.

La casa del pintor está en la plaza principal del pueblo. En la entrada, después del zaguán –donde hasta la fecha los vecinos se guarecen de las inclemencias del tiempo– y tras las rejas, el maestro montaba su hermoso altar de Dolores. Además de los elementos característicos que me había mostrado Emy, el altar del pintor tenía varias esferas de colores plateados –Freddy me dijo que son tradicionales de Guanajuato y Guadalajara– , así como flores de maguey con sus quiotes.

Ese mismo día, el maestro Morales organizaba un huateque al que oriundos y fuereños eran convidados. Música, bebida y baile. Su sobrina continúa estos festejos en su memoria. Si uno llega a Ocotlán el viernes anterior a la Semana Santa, está invitado a participar en el lienzo póstumo en el que se transforma la morada del artista. #OrgulloDeOaxaca

 

Crédito: artesdemexico.com

Yarith Tannos, Oaxaca, Tannos, Istmo, Amante de la Cultura, Tradición, PRI, Yarith Tannos Facebook, Yarith Tannos Twitter, Oaxaca de Juárez, Puerto Escondido, Guelaguetza, Yarith Tannos Instagram, Danza Oaxaca, Cultura Oaxaca, #SomosOaxaca #TodosSomosOaxaca